Oraciones Poderosas

Se sabe que el mundo en el que vivimos está lleno de aspectos tanto negativos como positivos, aspectos netamente terrenales, llenos de cosas tangibles a simple vista. Sin embargo la divinidad existe, sobre todo cuando hablamos de adentrarnos en el mundo religioso, como con una oración de sanación.

Cada religión tiene sus reglas, estas son muy variadas, pero dentro de las religiones más practicadas las oraciones perduran a través de los siglos, como lo es la religión católica, por ejemplo. De igual forma, las oraciones se conocen como esa conexión directa con lo divino y misterioso.

Recordemos que la fe varía mucho dependiendo de la persona y el entorno que lo rodea, sin embargo, las oraciones poderosas pueden ir más allá de ello y existen unas muy conocidas como Ave María, Padre Nuestro y algunas no tan conocidas que puedes ver como oración de la mano poderosa.

Un poco más sobre la historia

La oración, al ser una comunión tan profunda de significado, es muy antigua, de hecho es practicada por los primeros hombres que tenían fe en algún Dios, mucho antes de Cristo. Esta era la forma que utilizaban para hablar con ellos, agradecerles y hacerles peticiones.

Asimismo, la oración, la fe y las religiones fueron evolucionando en conjunto con los seres humanos, hasta la llegada de Jesucristo dentro del llamado Cristianismo, y sobre todo la iglesia católica, una de las más influyentes y poderosas en nuestros tiempos.

De igual manera, se denota que las oraciones eran y son la manera más directa de comunicarse con Dios a través de palabras y pensamientos, profundos y poderosos, para dar paz y bendiciones a las personas, puesta en práctica por el mismo Jesucristo según la biblia.

La oración puede ser en sí llevada a cabo sin ningún tipo de práctica religiosa constante, o bien puede hacerse de una forma más ortodoxa y acertada según ciertas religiones, para ello son muy importantes las posturas, y existen dos tipos:

  • La primera oración poderosa trata de colocar las palmas de las manos juntas al nivel del pecho y en algunos casos la persona puede estar de rodillas como muestra de alabanza y respeto.
  • La segunda de las oraciones poderosas es prácticamente una forma más libre y se hace generalmente de pie, consiste en estar parado con las manos levantadas y las palmas abiertas, como señal de dejar que la energía y el poder de Dios vayan a través de la persona.

Tipos

Hay muchos tipos de oraciones, todas dependen de las intenciones de las personas y, por supuesto, la manera en que al orador o a los religiosos se les haga más fácil y cómoda para estar frente a Dios.

  • Verbal: este tipo de oración es una de las más utilizadas, ya que es donde la persona habla, puede ser en voz baja para orar a solas o en privado, o bien en voz alta cuando se hace frente a un grupo de personas como por ejemplo, en un culto o iglesia.
  • Meditación: este tipo de oración se da más que todo en las religiones de oriente o bien asiáticas, como por ejemplo en la cultura china o hindú, donde se eleva el espíritu y la mente para lograr una conexión con lo divino y celestial.
  • Mental: es muy parecido a como se haría de forma verbal pero en exclusivo, con la mente, y se puede hablar directo con Dios o con Jesús a través de la mente.
  • Contemplación: este tipo de oración no es tan común, sin embargo, puede hacerse fijando la vista y la mente en algún tipo de imagen divina como Jesús en la cruz por ejemplo, para poder colocar energía y buenos deseos o peticiones en las manos del Señor.

Oraciones poderosas

A continuación, te mostraremos algunas oraciones poderosas en fe y amor para que puedas tener una comunicación con Dios, precisa y llena de buenas energías que traerán paz a tus días y a las personas que te rodean sin duda alguna.

Oración de Dios

“Hoy me postro ante ti, señor Jesucristo, para rogarte

Que no me desampares en estos momentos

De desidia. Sé mi fiel guardián y no me

Dejes a la deriva en el mar de la vida.

En tus manos coloco mi suerte, pues

Sé que solo tú eres el que salva amén.”

Esta es una oración que puedes recitar cada día para poder brindar gloria al creador y hacer hincapié en que le dejas todo tu día en sus maravillosas manos, además de agradecer todo lo bueno que tienes y sobre todo amar a Dios y al prójimo como uno solo.

Oración para la salud

“Dios todopoderoso,

Hoy pido la mediación de aquel que en tu

Nombre auxilia a los enfermos y moribundos.

Ante ti, San Pantaleón, acudo con esperanza para

Que puedas dirimir este mal que me aqueja y

Devuelvas el estado vigoroso en el cual

Antes me encontraba.

Amén.”

Esta oración va a servirte para que ayudes a las personas enfermas en general, tanto física como mentalmente, y no solo las que se encuentren a tu lado como familiares y amigos, sino todo aquel que lo necesite, para que el poder de Dios nunca los abandone.

Oración para tiempos difíciles

“Santo Padre que mora en los cielos,

Yo soy tu fiel cordero y tú mi pastor que me guía.

Clamo por tu compañía de noche y de día

Pues sé que con ella nada me faltará

Y gozaré del don de tu benevolencia.

Amén.”

Esta oración es para esos tiempos donde te sientas desamparado o sencillamente rendido, porque bien sabemos que a pesar de tener a Dios a nuestra derecha, las situaciones pueden tornarse igualmente complicadas, haciendo que caigamos en manos de los tiempos de penumbra.

Sin embargo, esta oración puede ayudarte en estos casos, tienes que recitarla con mucha fe y buena energía, deja salir ese momento negativo y ábrele las puertas a Dios y sanará todo lo malo que te acecha.

Asimismo, recuerda que cada una de las oraciones mostradas es un escalón más para acercarse a Dios y a la espiritualidad, pero recuerda que se deben profesar con mucha fe y pensamientos positivos, no solo para que den resultado, sino para que también puedas ser un buen ciervo del Señor, ayudar siempre al prójimo y sobre todo enseñar el amor.

También, puedes ver algunas otras oraciones tales como la oración del estudiante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *