Oraciones cortas para Dios

Generalmente las personas piensan que para hablar con Dios, solo lo podemos hacer para pedirle algo que deseamos y para ello debemos rezar una plegaria muy larga.

En la cabeza de algunas personas no cabe la posibilidad de agradecer por lo que se tiene, con una simple frase, o una oración corta en forma de verso. Tampoco es necesario una hora en específico para mantener un contacto con Dios basado en la fe, para eso tenemos cualquier hora del día y en cualquier lugar.

Pero como costumbre tenemos que las plegarias las hacemos antes de dormir, siendo la realidad que podemos hablar con este ente celestial en cualquier momento y lugar ya sea de noche o de día. En este artículo hablaremos un poco sobre las oraciones cortas para comunicarnos con Dios.

Antes de entrar en materia de este artículo, debemos aclarar la diferencia que existe entre “Rezar” y “Orar”: Rezar es cuando la persona repite una plegaria ya aprendida, en cambio Orar es la manera sincera, espontánea, única y con nuestras propias palabras de comunicarnos con Dios.

¿Qué son?

Las oraciones cortas no son más que las pequeñas plegarias que le dedicamos a Dios en cualquier hora del día y lugar, para mantener ese contacto que espiritualmente nos da el aliento necesario para seguir adelante con  todas nuestras actividades cotidianas.

En la religión católica existen miles de oraciones cortas que se han ido creando a lo largo de la historia, y que han sido transmitidas de generación en generación, para hacer alguna solicitud en especial o para agradecer por todas las cosas que Dios nos ha permitido tener.

Pero a su vez, cada persona puede crear las suyas, ya que las experiencias de vida de cada individuo son únicas y solo cada uno de ellos sabe lo que siente y lo que necesita. De esta manera el contacto con Dios es más significativo y más seguro.

¿Cómo hacer estos rezos?

Las oraciones cortas en la religión católica se dedican y se elevan hasta el alcance de Dios. Estas no tienen un método o manera establecida para hacerlas, ya que casi siempre se hacen desde el corazón y con la fe de que van a ser escuchadas.

Lo importante es que se digan con una fe sincera, con convencimiento de que lo que estamos pidiendo sí es para nuestro bien y el de nuestro entorno, y con confianza en que se nos dará. Igualmente, si lo que queremos o buscamos es agradecer por algo que ya se ha concedido, Dios ya nos escuchó.

Las oraciones cortas rezadas con fe, y sinceridad ante todo, nos dan fortaleza, aliento y la certeza de que podremos luchar contra todo lo que se interponga en nuestro camino hacia el éxito y la prosperidad.

¿Qué logramos al realizarlas?

Al rezar oraciones cortas, las personas que profesan la religión católica buscan tener contacto directo con la fuerza, energía y protección de Dios. A pesar de que sabemos que él solo desea lo mejor para todos nosotros, nuestra manera de tener esa certeza, es orando.

El rezar nos da serenidad, fuerzas y una paz interna que nos permite ver las cosas de manera distinta, encontrando la respuesta o solución a la dificultad que tenemos en ese momento, esto nos da la claridad para solucionarlo.

Sumado a todo esto, al realizar plegarias al creador, sentimos que nos renovamos espiritualmente, que somos llenados de una paz y fortaleza únicas y que tenemos la fuerza para salir adelante.

Algunas oraciones cortas

Establecer un contacto directo con Dios se logra si lo hacemos de manera sincera, con humildad y con la fe necesaria, no importa si oras o rezas, lo importante es la devoción que pongas en ello.

A continuación te daremos algunos ejemplos de oraciones cortas que le puedes rezar y ofrecerle a Dios, para buscar su protección, su sabiduría y sobre todo su fortaleza para continuar con tus actividades diarias.

Esta oración la puedes recitar antes de irte a dormir, y puedes enseñárselas a tus hijos, ya que es muy sencilla y emotiva:

“Señor,

El día termina.

Mi fuerza da lugar al cansancio

y mi vigilia al sueño.

Pero antes de que

mis ojos se cierren, quiero decirte:

¡Gracias!”

Esta oración es ideal para cuando sientas que tus fuerzas han ido mermando a través del día y necesitas recuperarlas:

“Señor,

Vengo a ti en este

momento, y te entrego

todas mis preocupaciones

carga, ansiedad y

temores. Acércate a mí, y

abrázame con tu paz y

amor.

Amén.”

Esta oración es especialmente para agradecer a Dios por todo lo que te ha dado y concedido:

“¡Dios, gracias!

Por estar a mi lado,

por las oportunidades

que me das,

por las puertas

que se abrirán hoy,

gracias por darme

tu amor y bendición.

Amén.”

Esta oración es ideal para iniciar a tus hijos en la religión católica, ya que es corta pero enorme en esencia:

¡Dios!

Quiero ser como tú,

servidor de todos.

¡Ayúdame a lograrlo!

Amén.”

Recuerda que el hablar con Dios no solo se hace a través de los rezos, sino que puedes hablar con él en cualquier momento y lugar que sientas que debes o quieres hacerlo.

Dicho todo lo anterior, esperamos de verdad que este artículo te sirva de guía al momento que desees elevar una plegaria al altísimo, para pedirle alguna cosa, para agradecerle por lo que ya te ha conseguido o solamente para establecer una comunicación con Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *