Oraciones al Divino Niño Jesús

La devoción al Divino Niño, en muchos lugares del mundo, dio inicio al padre de la parroquia, un sacerdote o una monja.

Han pasado tantos años y la oración al Divino Niño Jesús es una gran devoción (como las oraciones para bautizo) entre sus seguidores. Es por ello que hoy te vamos a enseñar un poco acerca de la historia del Divino Niño y aprenderás las oraciones más populares.

Devociones y rezos

En el año de 1636 Nuestro Señor hizo un juramento a la Respetable Margarita del Santísimo Sacramento y esta al pasar el tiempo se ha familiarizado con los seguidores: «Todo lo que quieras lograr, solicítalo por las virtudes de mi niñez, y tu petición será escuchada».

Los Padres y las hermanas Carmelitas, continuando con el ejemplo de sus santos antepasados, San Juan de la Cruz y Santa Teresita.

La devoción consiste en honrar los primeros 12 años de la pequeñez de Jesús en este mundo, y por los méritos de Jesús durante esos 12 años de infancia, pedir a Dios todas las gracias necesarias.

Muchos devotos de todo el mundo han pedido gracias a Dios por los méritos de la infancia de Jesús y han obtenido gracias admirables. 

Oración al Divino Niño Jesús

Las oraciones al Divino Niño Jesús pueden ser encontradas en las páginas de internet, sobre todo en sitios católicos. Muchas de estas se utilizan para pedir ayuda en asuntos financieros, salud, familia, escuelas, niños, libertad y paz, y para la seguridad al viajar.

Novenario en Praga por urgente necesidad

“Oh Jesús, que dijiste: «Pedid y recibiréis, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá», por intercesión de María, vuestra Santísima Madre, llamo, busco y pido que mi oración sea escuchada.  (Mencione su petición)

Oh Jesús, que dijiste: «Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, él os lo concederá», por intercesión de María, vuestra santísima Madre, pido humilde y urgentemente a vuestro Padre en vuestro nombre que se conceda mi oración.  (Mencione su petición.)

Oh Jesús, que dijiste: «El cielo y la tierra pasarán, pero mi palabra no pasará», por la intercesión de María, tu santísima Madre, confío en que mi oración será concedida.  (Mencione su petición) Amén”.

Novenario de oración

“Divino Niño Jesús, creemos en Ti; Te adoramos y Te amamos; ten piedad de nosotros, pecadores.

Hemos venido a este Templo en respuesta a tu amor. Hemos venido en respuesta a tu misericordia y gracia. Estamos aquí porque Tú nos invitaste a venir ante Ti y a derramar en Ti los cuidados de nuestros corazones, ya que Tú te preocupas profundamente por cada uno de nosotros.

Recordamos Tus palabras a los discípulos: Pide y recibirás. Busca y encontrarás. Llama y se abrirá la puerta. Confiando en tu infinita bondad y confiando en que Tú siempre mantienes tu promesa, te pedimos esta intención que oramos en el silencio de nuestros corazones.

Gracias, Divino Niño Jesús, por escuchar atentamente nuestras oraciones todo el tiempo. Esperamos que Tú pidas esto ante Nuestro Padre Celestial. Y, si lo que pedimos no es bueno para nuestra salvación y santificación, confiamos en que nos concedas lo que realmente necesitamos, para que un día podamos estar contigo por toda la eternidad disfrutando de esa felicidad última del Cielo.

Divino Niño Jesús, bendícenos y protégenos.

Divino Niño Jesús, bendícenos y guíanos.

Divino Niño Jesús, bendice y provee para nosotros.

Todo esto te lo pedimos por intercesión de tu Santa Madre, María, y en Tu poderoso y Santísimo Nombre, Jesús. Amén”.

Oración por confianza

«Dulce y Divino Niño Jesús,

Consolación de los cristianos,

mis necesidades las pongo en Tus Manos Divinas.

(Padre Nuestro…)

Conoces todos mis problemas

porque Yo te los he confiado a Ti.

Dale paz al cansado

y consolar mi corazón.

(Ave María…)

Aunque indigna de tu amor,

Pondré mi confianza en ti.

Tú eres el Hijo de Dios

y la ayuda de los cristianos.

(Gloria a Dios…)

Oh Divino Hijo, bendícenos».

Oración de acción de gracias por las gracias recibidas

“Me postro ante tu santa imagen, oh muy bondadoso Niño Jesús, para ofrecerte mi más ferviente agradecimiento por las bendiciones que me has concedido. Alabaré incesantemente tu inefable misericordia y confesaré que sólo tú eres mi Dios, mi ayudante y mi protector. ¡De ahora en adelante, toda mi confianza se depositará en ti! Que la devoción a tu santísima infancia crezca cada vez más en los corazones de todos los cristianos, y que todos los que experimentan tu ayuda perseveren conmigo en mostrar incesante gratitud a tu santísima infancia, a la que se alabará y glorificará por siempre, amén”.

Milagroso de Praga

“Oh Niño Jesús, recurro a Ti y te pido por intercesión de Tu Santa Madre que me ayudes en mi necesidad, (menciónalo aquí) porque creo firmemente que Tu Divinidad puede ayudarme.

Espero, con toda confianza, obtener tu santa gracia. Te amo con todo mi corazón y con todas las fuerzas de mi alma. Me arrepiento de todos mis pecados, y te ruego, oh buen Jesús, que me des fuerzas para vencerlos. Nunca te ofenderé y estoy dispuesto a sufrir en vez de causarte dolor.

A partir de ahora quiero servir con total fidelidad y por amor a Ti, oh Divina Niña, amaré a mi prójimo y a mí misma. Hijo Omnipotente, Señor Jesús, de nuevo te imploro, ayúdame en esta necesidad mía (menciónalo).

Concédeme la gracia de poseerte eternamente, con María y José y de adorarte con los santos ángeles en tu corte celestial.  Amén”.

Cristo perdido en el mundo moderno

Mientras que la fiesta de la «Misa de Cristo» se remonta al menos al siglo II, gran parte del mundo moderno ha perdido de vista el misterioso y maravilloso Adviento de Cristo.

Para muchos cristianos, más que la renovación en Cristo, la Navidad es quizás mejor descrita como «Cristo perdido».

El «Cristo perdido» se celebra con un consumismo desenfrenado, regalos navideños, reuniones familiares, fiestas, vacaciones y quizás incluso asistiendo a la misa de Navidad, mientras que «se pierde» la oportunidad de renovar la vida de los demás.

Como el mundo dormido que se perdió el tranquilo nacimiento de Cristo en un establo de Belén hace 2000 años, muchos están durmiendo durante el Adviento, abrazando a «Cristo perdido» en lugar de a «Cristo misericordioso».

Echan de menos el gran milagro de la continuidad del gobierno de Cristo en el mundo moderno; pierden la oportunidad de acercarse a Cristo y de experimentar su paz y alegría duraderas.

En cambio, en las tinieblas privadas del moderno mundo secular «Cristo perdido», la gente sufre en la oscuridad, perdida en el ensimismamiento de las adicciones pecaminosas.

Perdida en las batallas para promover la liberación sexual, el asesinato de niños y el control de la riqueza de la nación, perdida en las relaciones transitorias, los matrimonios rotos y la soledad de ir sola.

El advenimiento del Niño Divino

En este mundo roto, la Luz de Cristo continúa brillando brillantemente durante el Adviento

En un mundo que busca evitar la concepción de los niños y abortar a los niños, Jesús viene como un niño pequeño para establecer una Nueva Creación, una Creación de vida alegre.

Cristo viene como un niño humilde y humilde para salvar a los hombres de sus pecados y para ofrecerles paz y gozo duraderos convirtiéndose en hijos de Dios (Juan 1:12).

A pesar de toda la oscuridad y el sufrimiento en el mundo, hay Buenas Nuevas: Nos ha nacido un niño que es el Salvador, Cristo el Señor (Lucas 2:11).

El advenimiento del Misterioso y Glorioso

Jesús, el Divino Niño Jesús, demuestra Su misteriosa Gloria en Su Adviento. Es Aquel que está profetizado «El regreso del Hijo de Dios al mundo es un suceso de tal inmensidad que Dios ha querido prepararlo a lo largo de los siglos».

A través de la hermosa gracia de Dios, los profetas predijeron la venida de Cristo, proveyendo pruebas confirmatorias para ayudar a la humanidad a fortalecer su fe al ver que las profecías se cumplían.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *