Oración para Estudiantes

Las oraciones para estudiantes es para muchos lo mejor que hacer antes de ir a clases ya que a través de estas plegarias Dios puede ayudarte a entender y retener todo lo que intentes aprender en tu tiempo de estudio.

A la vez, este tipo de oraciones sirven, en caso de que tengas algún tipo de evaluación, para pedir sabiduría y Dios escuchará tu plegaria y te demostrará que si le eres fiel y tienes fe él obrará en tus estudios. Entre las oraciones para estudiantes más famosas se encuentra la oración a Santa Catalina.

Hay muchas personas que consideran como iniciación espiritual el rezo de una oración ante la dificultad de alguna materia en el ámbito escolar. Entre estos tenemos como ejemplo a San Juan Pablo II quien aseguró en los 80’s que a la edad de los 12 años empezó a rezar una oración que ayuda al estudiante a despejar y aclarar su mente. Esta fue entregada por su padre como un intento de ayudarlo a entender matemática.

Esta es la oración para estudiantes que rezó a diario San Juan Pablo II

Descubre la Oración para estudiantes

He aquí la oración para estudiantes, una de las que rezo San Juan Pablo ll

“Ven, Espíritu Creador,
visita las almas de tus fíeles
y llena de la divina gracia los corazones,
que Tú mismo creaste.

Tú eres nuestro Consolador,
don de Dios Altísimo,
fuente viva, fuego, caridad
y espiritual unción.

Tú derramas sobre nosotros los siete dones;
Tú, el dedo de la mano de Dios;
Tú, el prometido del Padre;
Tú, que pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.

Enciende con tu luz nuestros sentidos;
infunde tu amor en nuestros corazones;
y, con tu perpetuo auxilio,
fortalece nuestra débil carne,

Aleja de nosotros al enemigo,
danos pronto la paz,
sé Tú mismo nuestro guía,
y puestos bajo tu dirección,
evitaremos todo lo nocivo.

Por Ti conozcamos al Padre,
y también al Hijo;
y que en Ti, Espíritu de entrambos,
creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre,
y al Hijo que resucitó,
y al Espíritu Consolador,
por los siglos infinitos. Amén.

V. Envía tu Espíritu y serán creados.
R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos.

Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo.

Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.”

Oración para estudiantes de Santo Tomás de Aquino

Religiosas Oración para estudiantes

Cerca de Aquino, Nápoles, nació el último de 12 hijos del Conde Landulf el cual tenía en su poder un castillo cerca de Montecassino en donde los benedictinos le impartieron estudios a temprana edad.

Se dice que, en su forma de ser, era muy delicado de sentimientos y también muy amable, en el trato. Aprendió con los monjes a meditar volviéndose el mejor estudiante del convento caracterizado por una memoria fascinante.

La Universidad de Nápoles fue la universidad en la que pasó sus próximos 5 años estudiando en donde demuestra tener una inteligencia y una memoria sin igual superando ampliamente a sus compañeros.

Luego se interesa por la Comunidad de los Padres Dominicos y, entusiasmado decide entrar de religioso a lo cual su familia se opone. Debido a esto huye hacia Alemania pero es interceptado por sus hermanos y un escuadrón de militares los cuales lo apresan, pero a pesar de esto, Tomás no deja sus hábitos de dominico.

Durante sus años en prisión no perdió su tiempo puesto a que aprovechó esta situación para memorizar y analizar muchos pasajes de la santa biblia, hecho que en un futuro le serviría en la universidad.

Sus hermanos llegaron al punto de enviar a una prostituta a hacerle pecar para que dejara estos hábitos religiosos a los que tanto se oponían pero, en su lugar, amenazó a esta mujer con quemarle el rostro si se le acercaba. Cabe destacar que si hubiera sucumbido a la tentación no hubiera podido nunca ser beatificado por la iglesia católica.

Se dice que esa misma noche tuvo una visión Celestial que le congratulaba por haber sido leal a sus creencias.

Una vez fuera de prisión fue a Alemania a estudiar con San Alberto Magno, que en ese momento era el Padre Domínico más sabio.

Debido a que Tomás pasaba la mayor parte del tiempo en silencio y su compostura era robusta, sus compañeros le atribuyeron el apodo de “El buey mudo” demostrando así que no tenían idea de su inteligencia y capacidades cognitivas.

Un día uno de sus compañeros leyó sus apuntes y se los mostró a su profesor San Alberto, quien al leerlos insinuó que Tomás llenará de sus mugidos al mundo entero, haciendo alusión a su apodo. Un tiempo después sus propios compañeros llamaban a la ciencia de Tomás “muy grande”.

En 1252, con 27 años ya era profesor de la Universidad de París, impartiendo sobre todo teología y filosofía.

Su obra más famosa, «La Suma Teológica» la escribió en 4 años, en la cual en 14 tomos logró realizar la obra más profunda que existe en la iglesia católica en donde describe a base de las escrituras, la filosofía y también la teología explica las enseñanzas católicas.

A medida que pasaba el tiempo su fama se incrementaba llegando al punto de que las personas se juntaban hasta en los lugares más pequeños para poderle escuchar y lloraban de emoción. Uno de sus temas de predicas más aclamado era la resurrección de Jesús.

No bastándole su erudición en ciencias y letras también fue autor de muchos cantos e himnos de renombre en la iglesia católica.

Tuvo otra visión antes de su muerte, la cual trataba acerca de lo sobrenatural y en este momento dejó la escritura, explicando que sus escritos le parecían muy poca cosa comparado a lo que vio en su visión.

Santo Tomás fue el autor de una de las más famosas oraciones para los estudiantes y fue nombrado como patrón de los estudiantes y profesores.

Oración

Otra de las oraciones que podremos realizar, se las mostrare a continuación.


“Angélico doctor Santo Tomás, gloria inmortal de la religión, columna firmísima de la Iglesia, varón santísimo y sapientísimo, que por los admirables ejemplos de tu inocente vida fuiste elevado a la cumbre de una perfección consumada, y con tus prodigiosos escritos eres martillo de los herejes, luz de maestros y doctores, y milagro estupendo de sabiduría;

¡Oh! quien acertara, Santo mío, a ser en virtud y letras verdadero discípulo, aprendiendo en el libro de vuestras virtudes y en las obras que con tanto acierto escribiste la ciencia de los santos, que es la verdadera y única sabiduría.

¡Quién supiera hermanar, como vos, la doctrina con la modestia, y la alta inteligencia con la profunda humildad! Alcanzadme del Señor esta gracia, junto con el inestimable don de la pureza y haced que, practicando tu doctrina y siguiendo tus ejemplos, consiga la eterna bienaventuranza. Amén.”

Otra de las oraciones más famosas recitadas por los católicos es la oración a San Marcos de León.

Deja un comentario