Oración para Dormir

Muchas veces los problemas y dificultades de nuestro día a día nos abruman, estresan y afectan a tal punto que nuestro cuerpo permanece en un estado de cansancio constante y completamente alterado, lo que muchas veces termina en insomnio.

Este tipo de situaciones no es nada fácil de sobrepasar y es recomendable buscar alternativas que te ayuden a esto y ¿qué mejor que ayuda divina? Dios en su palabra nos promete que bajo su protección nos dará descanso y nos fortalecerá ayudándonos a recuperar la energía que necesitamos para afrontar las adversidades venideras.

Es importante recordar que una oración sólo funciona si tenemos plena convicción de que Dios la escuchará y nos extenderá su mano para ayudarnos, todo dentro de su misericordia y el amor que tiene por nosotros.

No estaría mal si se aprovecha ese momento de Comunión con Dios antes de dormir para pedir por todo lo que te preocupa lo más importante de este momento es que te logres liberar de todas las cargas tanto físicas como emocionales que tengas en ese momento. Ya sea pidiendo perdón por tus pecados o agradeciendo y recordando los buenos momentos del día.

¿Hay alguna razón para realizar esta oración para dormir?

Las oraciones son algo que tenemos que realizar día a día, pues esto es lo que nos permite mantenernos bajo la protección y en comunión con Dios. Para que todas las oraciones que hagamos funcionen efectivamente no hay que olvidar que debemos estar en paz con nosotros mismos y ser plenamente sinceros.

Por lo tanto, las mañanas y las noches son los momentos más comunes de oración entre los creyentes, ésto se debe a que son en los que generalmente tienen más disponibilidad.

Así mismo, entre las cosas que tenemos los creyentes católicos es que siempre tenemos un tiempo para dedicarle a Dios todos los días, ya sea en la noche, en la tarde o en la mañana y es indispensable, debido a que es una forma de siempre agradecerle a Dios por dedicarnos otro día de vida, y darnos otro día más con vida.

¿Qué debemos hacer antes de irnos a dormir?

Al final del día, debemos agradecerle a Dios por darnos otro día de vida y por permitirnos seguir avanzando en nuestros sueños, en nuestros deseos y que nos permita ver el amanecer nuevamente.

No obstante, ésta oración, es una conversación para unirnos con nuestro señor Cristo Jesús, para entablar algo más allá que vaya de lo material que está en nuestro alrededor y que son cosas del mundo.

De ésta forma se puede decir que sería como una forma de poder apreciar todo lo que tenemos gracias a él, ya que es un regalo de Dios, y una forma de entender que nunca debemos dejar nuestro alimento espiritual.

En familia

La oración antes de dormir en familia, es importante, esto asegura que los que conforman el grupo familiar, compartan la misma adoración con Dios, asegurando un mejor amanecer, y tranquilidad para poder dormir bien.

Es una forma ideal para que aquellos que conviven con nosotros y forman lazos, puedan aprender a seguir el ejemplo de Cristo Jesús de comunicarse con su Padre, de tener una actividad espiritual activa y de servir juntos en familia.

También sirve de apoyo para los nuestros cuando necesiten una guía para poder comunicarse mejor con él, mediante el cabeza de familia. Es recomendable muchísimas veces para oraciones en familia algunas oraciones de siervos muy fieles a Dios como la Oración al Arcángel Chamuel.

Como otra opción incluso podrías optar por la Oración a San José, la cual te será igual de gran ayuda en estos casos.

Oración antes de ir a dormir

«Bendito padre celestial, Gracias te doy por un día más de vida, Por el aire que respiro, por la paz que tú me das Por estar siempre a mi lado, mi guía y mí escudo protector,

¡Os ruego tu salvación! Bendito padre eterno, Gracias te doy por la fuerza que tú me das. Por permitirme llevar mis tareas a feliz término. Por iluminar mí sendero cada día, ¡Os ruego tu dirección!

Bendito padre santo Gracias te doy, por permitirme estar junto a mis seres queridos. Por ese regalo de vida que son los hijos, Esa bendición que son los padres, Por ser mi fiel acompañante ¡Os ruego tu protección!

Bendito Dios del Universo Gracias te doy por mis amistades, y compañeros de trabajo, Con los que interactuamos día a día, También por ellos y para ellos, ¡Os ruego tu salvación!

Bendito padre de la gloria, Gracias te doy por mi hogar, Por esta hermosa familia, que me ayudes a amparar. Para que estemos unidos, en salud y bienestar, ¡Os ruego tu bendición, dirección y protección!

Bendito padre amado, Tranquilo(a) me he de acostar, Porque confiando en ti, mi alma siente la paz Que solo tú me das. Amén».

Es el llamado de todos nosotros el convertirnos y llevar nuestra vida por el camino de Jesús Cristo y no permitirnos que en nuestra vida tengamos ídolos como la tecnología, las cosas materiales y todo el resto de cosas que nos ofrece la vida mundana, que muchas veces llegamos al punto de permitir que sean nuestros Dioses.

Sabemos que todo por lo que hemos luchado también se puede disfrutar, ya que es también un regalo de Dios pero esto no debe alejarnos de nuestros deberes espirituales así como no tenemos que dejar que nuestros problemas nos abrumen ocupando nuestra mente a lo largo del día.

La verdad es que no podemos seguir en el camino que va la humanidad, pues nos cuesta mucho trabajo y tenemos pereza de dirigir una oración a Dios y nos importa muy poco buscar la redención de nuestro espíritu.

No obstante, lo más acertado y prudente que podemos hacer en la actualidad es rezar una oración al despertar y al dormir. Esto nos da la posibilidad de poder aumentar nuestra comunión con Dios pues disponemos de su presencia para todo el día lo que nos asegura su protección a todo momento.

“Mi amado Señor, mi eterno Dios, te alabo y te glorifico, a ti todo el honor y toda la gloria, En ti tengo puestas todas mis esperanzas, en ti confió, en ti espero y a ti te busco, Tú mi Señor, no te cansas de levantarme, me tiendes tu mano santa, me cuidas y me proteges, Gran y único Dios, gran dador de vida y Espíritu de gozo, alabado y bendecido por siempre.

(En este momento reflexionamos y hacemos un acto de conciencia, pidiendo perdón por nuestros pecados y haciendo un firme propósito de cambiar).

Piedad Señor Piedad, reconozco que te he fallado, cuanto me arrepiento porque sé que con mi proceder cada espina de la corona que tenías en la cabeza el día de tu crucifixión por darnos la salvación, yo te la vuelvo a colocar. Sé que mis ofensas son otro dolor infinito que llega al fondo de tu corazón, me arrepiento y te suplico me perdones y me ayudes a caminar por donde tu luz se refleje. Amén.”

Cabe destacar que, tal vez desees optar por utilizar la oración a Chárbel, ya que sus devotos le han tenido mucha fe con el transcurrir del tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *