Oración El Credo

En el mundo religioso existen muchas oraciones que tienen mucha importancia, como lo es la oración a San Judas Tadeo u otras, estas oraciones son dichas por muchos fieles, pero para certificar tu fe la Oración El Credo es la mejor.

Es por ello que esta oportunidad, estaremos conversando acerca de la oración el credo, conoceremos su significado, la historia detrás de cada uno y muchas cosas más.

¿Qué es un Credo?

La palabra deriva de la palabra latina credo, que significa “Creo”. Por lo tanto, son resúmenes de la creencia. Las oraciones poderosas tienen su origen y es importante conocerlo.

Particularmente en los primeros cien años después de la muerte de Cristo, la iglesia se enfrentó al problema de tener diferentes puntos de vista sobre temas tales como si él era verdaderamente Dios y también si tenía una naturaleza humana o divina.

De estas disputas, la iglesia formuló declaraciones de fe, que hasta el día de hoy forman una parte importante de la forma en que los cristianos expresan su fe.

Ahora vemos tres oración el credo importantes que dan un resumen de la creencia cristiana.

Usos de esta oración

Una de las partes rutinarias de la adoración dominical para muchos de nosotros que decimos el Credo de los Apóstoles. Es tan utilizada como la oración de la Magnífica.

Pero quizás porque es rutina para muchos, también se ha convertido en rutina, algo que decimos sin pensarlo mucho y que, por esa razón, rutinariamente no nos toca.

El otro desafío del Credo es que cuando lo decimos de esta manera, tendemos a pensar en él como una lista de lavado de ropa de cosas en las que hay que creer («creer» aquí en el sentido de asentimiento cognitivo) en lugar de permitir que nos atraiga a una comunidad de personas reunidas en torno a una confesión de fe acerca de lo que Dios estaba y está haciendo a través de Jesús por nosotros y por el mundo.

De vez en cuando decimos el Credo en la iglesia me pregunto a quién en la congregación le está hablando de manera significativa y a quién le está faltando. Y me pregunto si este enfoque ayudaría a aumentar el primero.

Así que estaría interesado en lo que piensas: ¿Aún habla? ¿Tiene sentido para usted, es decir, como usted lo dice? ¿Y rezarlo ofrece otra forma de entrar en el Credo y tal vez cambiar la forma en que lo experimentas?

¿Cómo rezarla y cuántas clasificaciones hay?

La oración de los Apóstoles

Este credo es probablemente el más antiguo de los principales utilizados en el cristianismo actual.

El nombre deriva de la leyenda de que los doce apóstoles de Cristo contribuyeron a ella, aunque la forma más antigua data del año 215. El credo da un resumen claro de la creencia cristiana y formó la base para los posteriores.

“Creo en Dios, el Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de la Virgen María, sufrió bajo Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y enterrado; descendió a los muertos.

Al tercer día resucitó; ascendió al cielo, está sentado a la derecha del Padre, y vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo, y la vida eterna. Amén”.

Niceno

El Credo Niceno es el más común utilizado en el cristianismo. Posteriormente revisado en el concilio de Constantinopla en el año 381, fue formulado originalmente en el año 325 en el concilio de Nicea.

En ese tiempo la iglesia estaba luchando con la herejía aria, la cual negaba que Cristo fuera verdaderamente Dios, sino más bien que era un ser creado.

Fue formulado para repudiar el arrianismo y establece claramente que Cristo es eterno y parte de la trinidad del Padre, Hijo y Espíritu Santo.

En todas las ramas del cristianismo, el credo es ampliamente utilizado hoy en día. Por ejemplo, en cada Misa Católica Romana, se usa como una profesión de fe.

“Creo en un solo Dios, el Padre Todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra,

de todas las cosas visibles e invisibles.

Creo en un solo Señor Jesucristo,

el Hijo Unigénito de Dios,

nacido del Padre antes de todos los tiempos.

Dios de Dios, Luz de Luz,

Dios verdadero de Dios verdadero,

engendrado, no hecho, consustancial

con el Padre;

Por medio de él todas las cosas fueron hechas.

Por nosotros los hombres y por nuestra salvación

bajó del cielo,

y por el Espíritu Santo se encarnó

de la Virgen María,

y se hizo hombre.

Por nosotros fue crucificado.

bajo Poncio Pilato,

sufrió la muerte y fue enterrado,

y se levantó de nuevo al tercer día

de acuerdo con las Escrituras.

Subió al cielo

y está sentado a la derecha del Padre.

Él vendrá de nuevo en gloria

para juzgar a los vivos y a los muertos

y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,

el Señor, el dador de la vida,

que procede del Padre y del Hijo,

que con el Padre y el Hijo

es adorada y glorificada,

que ha hablado a través de los profetas.

Creo en uno, santo, católico,

y la Iglesia apostólica.

Confieso un solo bautismo para el perdón de los pecados

y espero con ansias la resurrección

de los muertos y la vida del mundo venidero.

Amén”.

La oración de Calcedonio

Fue formulado en el Concilio de Calcedonia en el año 451. El concilio se reunió para resolver el asunto de las “naturaleza” en Cristo.

Afirma que aunque Cristo tenía dos naturalezas (una humana y otra divina), eran distintas y Cristo era verdaderamente una persona.

“Siguiendo, pues, a los santos padres, nos unimos para enseñar a todos los hombres a confesar al único y único Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Este mismo es perfecto tanto en deidad como en humanidad; este mismo es también en realidad Dios y en realidad hombre, con un alma y un cuerpo racionales.

Él es de la misma realidad que Dios en lo que concierne a su deidad y de la misma realidad que nosotros mismos en lo que concierne a su humanidad; así como nosotros en todos los aspectos, el pecado sólo está exceptuado.

Antes de tiempo fue engendrado por el Padre, con respecto a su deidad, y ahora en estos «últimos días», para nosotros y para nuestra salvación, este mismo nació de María la virgen, que es portadora de Dios con respecto a su humanidad.

También enseñamos que comprendemos a éste y único Cristo-Hijo, Señor, unigénito en dos naturalezas; y lo hacemos sin confundir las dos naturalezas, sin transmutar una naturaleza en otra, sin dividirlas en dos categorías separadas, sin contrastarlas según su área o función.

El carácter distintivo de cada naturaleza no es anulado por la unión. En cambio, las «propiedades» de cada naturaleza se conservan y ambas naturalezas coinciden en una «persona» y en una realidad.

No están divididos o cortados en dos personas, sino que son juntos la única y unigénita Palabra de Dios, el Señor Jesucristo.

Así nos han testificado los profetas de antaño; así nos enseñó el mismo Señor Jesucristo; así nos ha transmitido el Símbolo de los Padres”.

¿Por qué los católicos rezan la oración El Credo?

Los dos más usados de la Iglesia Católica son el Credo Niceno y el Credo de los Apóstoles.

En la Misa, rezamos el Credo Niceno, que fue escrito durante dos de los grandes concilios de la Iglesia, Nicea en el 325 d.C. y Constantinopla en el 381 d.C.

Es la manera en que la Iglesia resume brevemente las verdades más importantes de la fe.

Es, ante todo, una profesión de fe que es un acto personal. Es una declaración personal de lo que usted cree.

Es como la sección «Acerca de mí» en Facebook o un blog donde pones lo que te gusta hacer, qué películas te gusta ver, tus citas y música favoritas, cosas que te gustan y disfrutas. Te describe a ti.

Cuando rezas el Credo, dices: “Yo creo en un solo Dios”, “Yo creo en un solo Señor Jesucristo”, “Yo creo en el Espíritu Santo”.

Te describe a ti y a lo que crees. Es un resumen de las verdades centrales de tu fe. Lo profesas como algo individualmente importante para ti, algo que les dice a los demás sobre ti.

Pero también es algo que compartís con el resto de los fieles de la Iglesia. Todos los miembros de la Iglesia Católica profesan personalmente las mismas creencias dentro del Credo y por lo tanto están conectados. El Credo une a los fieles como una sola Iglesia.

Deja que el credo sea como un espejo para ti. Mírate a ti mismo en ella para ver si realmente crees todo lo que dices creer, y regocíjense todos los días en su fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *