Oración a San Martín Caballero

Dentro de aquellas personas que se convirtieron en Santos gracias a sus obras en la tierra, para los católicos es muy importante San Martín Caballero, ya que se trata de un joven que se sacrificó mucho por el llamado que sintió desde pequeño de Dios.

Esto ha llevado a que muchos comienzan a rezar la Oración una vez que conocen la historia de la Oración a San Martín Caballero, que resulta muy interesante para los católicos por su profesión a la fe y devoción a Dios.

El nombre de San Martín Caballero se llamaba Martín de Tours y nació hacia el año 316 en Italia, tuvo una vida tranquila con sus padres, pero sintió el llamado de Dios cuando era niño; sin embargo su padre lo lleva a la Guardia Imperial Romana a los 15 años.

Durante su permanencia adquiere el apodo de caballero, porque se trasladó a Italia y luego a Francia a caballo y aunque su desempeño en ejército romano no fue malo, él decide dejarlo para entrar al servicio de Dios.

Aunque no fue aceptada su renuncia en un primer intento, tuvo que insistir para dejar el ejército ya que su emperador César Juliano se lo negaba, ya que él le daba incentivos de dinero a los soldados cuando se iban a combate contra los guerreros bárbaros.

En una oportunidad Martín le dijo a César que ya no iba a combatir más por él, sino que quería combatir por Dios, porque él necesitaba ser soldado de Dios y no quería recibir el regalo que estaba otorgando a los soldados.

Historia de San Martín Caballero

La Oración a San Martín Caballero se reza en diferentes partes del mundo, ya que  son muchas las obras que realizó Martín mientras se dedicó a trabajar para Dios, entre ellas se encuentra el monasterio de Marmoutiers, que tuvo 80 religiosos.

Martín luchó mucho para afianzar la fe en los católicos porque existía mucha falta de fe, muchos no creían y se dedicaban al fetiche,  por ese gran trabajo fue muy conocido y de allí la propagación de la fe cuando se crea dicha oración.

Su palabra sobre Dios, la religión y la fe, la fue llevando de tal forma que en cada pueblo fue quedando un sacerdote, y en Francia en muchas de las parroquias rurales.

Por lo que se denota que Martín se dio conocer en muchos lugares,  posteriormente se divulga con mucha facilidad.

Se cuenta como anécdota que Jesucristo se le presenta a Martín cuando compartió su toga con un indigente que se sentía mucho frío, en la puerta de la ciudad de Amiens en Francia.

Y adicionalmente Martín durante su vida siempre fue una persona de muy buen humor, amistoso y compasivo.

Por su tránsito con el Ejército Romano se le conoce a San Martín Caballero como el patrono de los soldados, así como los constructores textiles y tejedores, y por tanto se le reza en estos ámbitos. También es patrono de Francia, de Hungría, algunas ciudades de Buenos Aires, Holanda y México,

Cuando los soldados se encuentran en peligro se reza esta Oración, para su protección y resguardo.

¿Por qué se le pide?

La Oración a San Martín Caballero es muy importante para las personas que se encuentre necesitadas, porque es muy poderosa.

Cuando una persona tiene un negocio puede rezar para pedirle ayuda en el negocio, como puede ser, para que aumenten las ventas, para la protección del negocio y la buna suerte. Por tanto, se recomienda que se rece diariamente y ello sólo le quitará algunos minutos.

Con mayor énfasis al inicio de la semana para que los días subsiguientes le proporcionará éxito en las actividades del negocio, porque a través de esta oración, atraerá todo lo positivo.

Oración

La rezan muchas personas, para tener un negocio en armonía y que brinde muchos beneficios, al rezar la oración se le pide que se le proporcione todo lo necesario para obtener todo lo que requiera y lograr un futuro mejor.

Existen varias formas diseñadas de la Oración a San Martín Caballero, sin embargo, la que es más recomendable por los expertos es la siguiente:

“En el nombre de Dios Supremo,

Señor San Martín Caballero,

Extrae la sal de mi casa;

Dame suerte, buen trabajo y riqueza…

Oh Señor Piadoso,

Indícale a tu siervo San Martín, perseverante y celoso patrón de los espíritus,

Que alce su voz en este precipicio en que me encuentro,

Que me facilite su honorable ayuda en mis altas necesidades,

Que con su misericordia me conceda aliento

En estos momentos de apuro: (Hacer con gran ilusión la petición).

Que, con su maravilloso poder, aparte a los que maldad me quieran causar

Y me resguarde de toda aflicción y malicia.

Yo te bendigo este día

En mención de las aclaradas virtudes de su santo compromiso.

Admirado san Martín, Santo Caballero,

Te pido con gran fe y respeto

Me logres del Dios de las Misericordias

Que mis caminos en el bien, el trabajo y la riqueza

Se abran con claror, para que nunca me haga falta lo necesario.

Oh, gran San Martín, líbrame de personas opuestas

Y cúbreme de todo mal.

Amén”.

Se recomienda además de rezar esta Oración, hacer un Padrenuestro, Ave maría y un Gloria.

Así mismo, también muchos católicos profesan la fe a Santa Rita porque es la santa de las cosas imposibles, así como de ayudar a los necesitados en proveerle una casa, y por ello es muy conocida por los fieles la Oración a Santa Rita.

Por su generosidad, por su paciencia y la intersección de Dios, es una de las Santas más queridas por los fieles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *