Oración a la Virgen María

La oración a la Virgen María es a menudo muy importante para los de la fe católica, en donde se evidencia su amor gentil y compasivo, el cual está disponible para cualquier persona de cualquier fe.

Es por ese motivo que a través de este tratado estaremos conversando un poco acerca de la oración a la virgen María y algunas curiosidades más. Continua leyendo para expandir tu conocimiento.

¿Quién era la virgen María?

María, también llamada Santa María, la Virgen María o la madre de Jesús, venerada en la iglesia cristiana desde la era apostólica y tema preferido en el arte, la música y la literatura occidentales.

Así mismo, María es conocida por las referencias bíblicas, que son, sin embargo, demasiado escasas para construir una biografía coherente.

No obstante, el desarrollo de la doctrina de María puede rastrearse a través de títulos que le han sido atribuidos en la historia de las comuniones cristianas (garantía de la Encarnación, madre virgen, segunda Eva, madre de Dios, siempre virgen, inmaculada y asumida en el cielo).

Las oraciones

Desde los comienzos de la Iglesia, las oraciones a la Virgen María han ocupado un lugar de honor para los católicos.

Aquí están algunas de las más fundamentales y majestuosas. Estas oraciones toman formas variadas, por lo que la mayoría de ellos se combinan:

  • Oraciones a Dios, modeladas según la fe de María.
  • Meditaciones sobre la Encarnación, el papel único de María en la historia de la salvación, o sus perfectos ejemplos de virtudes como la fe, la humildad y la caridad.
  • Oraciones a María, pidiéndole ayuda y protección.

Como todas las oraciones a los santos, nuestras oraciones dependen del poder especial de los santos para interceder por nosotros ante Cristo y el Padre.

Pero como María tiene un papel único en la salvación, y una relación única con la Trinidad, nuestras oraciones a la Santísima Virgen también se basan en su poder especial de intercesión.

«A causa de la singular cooperación de María con la acción del Espíritu Santo, la Iglesia ama orar en comunión con la Virgen María, magnificar con ella las grandes cosas que el Señor ha hecho por ella, y confiarle súplicas y alabanzas”, (Catecismo, 2682).

Cabe reflejar, que esta es una colección de algunas de las oraciones milagrosas más apreciadas a la Virgen María.

Ave María

El Ave María es una oración a la virgen María católica básica muy querida y hermosa.

Es una de las esenciales, debido a que combina dos líneas de la Escritura (Lc 1,28 y Lc 1,42) con una petición humilde de que María ore por nosotros.

“Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”

La Magnífica

La Escritura contiene esta oración a la virgen María de la alegría y admiración de María por su papel en el misterio de la Encarnación.

La Iglesia recita esta hermosa oración diariamente en la Oración Vespertina (Vísperas) en la Liturgia de las Horas.

“Mi alma magnifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador, porque ha considerado el bajo estado de su sierva. Porque he aquí, en adelante todas las generaciones me llamarán bienaventurada; porque el poderoso ha hecho grandes cosas por mí, y santo es su nombre. Y su misericordia está con los que le temen de generación en generación. Ha mostrado fuerza con su brazo, ha dispersado a los orgullosos en la imaginación de sus corazones, ha derribado a los poderosos de sus tronos, y exaltaba a los de bajo grado; ha llenado de cosas buenas a los hambrientos, y a los ricos que ha enviado vacíos. Él ha ayudado a su siervo Israel, en recuerdo de su misericordia, mientras hablaba con nuestros padres, a Abraham y a su posteridad para siempre”. (Lucas 1:46-55)

Salve Santa Reina

Esta oración es una constante favorita. Desde hace mucho tiempo forma parte de la Liturgiade las Horas, la oración a la virgen María diaria oficial de la Iglesia.

“Salve, santa Reina, madre de misericordia, nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza. A ti clamamos, pobres hijos desterrados de Eva. A ti te damos nuestros suspiros, llorando y llorando en este valle de lágrimas. Vuélvete, pues, abogado misericordioso, tus ojos de misericordia hacia nosotros, y después de este destierro, muéstranos el fruto bendito de tu vientre, Jesús. Oh clemente, oh amorosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, oh santa Madre de Dios, para que seamos dignos de las promesas de Cristo. Amén”.

Una revisión de las Escrituras

Aunque los cristianos universalmente describen a la progenitora de Jesús como la «Virgen María», la Biblia parece enseñar que María y José luego del nacimiento milagroso de Jesús, tuvieron hijos adicionales.

Hay unos diez casos en el Nuevo Testamento en los que se mencionan «hermanos del Señor» (Mateo 12:46; Mateo 13:55; Marcos 3:31-34; Marcos 6:3; Lucas 8:19-20; Juan 2:12, 7:3, 5, 10; Hechos 1:14; 1 Corintios 9:5).

Por ejemplo, en el tratado de Mateo 13:55 y de Marcos 6:3, José,Santiago,Judas y Simón son citados los «hermanos» de Jesús y da la impresión de estar incluidos en la unidad familiar que José, María y Jesús.

¿No se sabe que María es su madre, Santiago, José, Simón y Judas sus hermanos? ¿No son sus hermanas nuestras vecinas? (Mateo 13:55-56)

La tesis que está en contra de este comentario es que el término «hermano» en idioma arameo, el mismo que Jesús hablaba, también puede significar «primo».

Así mismo, basándonos en la lengua original, podríamos argumentar que estos «hermanos» ¿Eran quizás los hijos de José de un posible casamiento antes de María?

Puede ser que tal vez sólo eran primos de Jesús cuyos padres fallecieron y comenzaron a habitar con el tío José y la tía María.

La Biblia en sus escrituras, no especifica. No obstante, no existe nada más en el contexto de estos capítulos que indique que no eran más que hermanos regulares de Jesús.

Mateo, un judío que escribe a los judíos, lo nombra a Jesús como «su hijo primogénito» en el libro de Mateo, un término usado por el pueblo judío sólo si otros niños nacieron después del primero.

De lo contrario, se habría utilizado el término «hijo único». Los eruditos creen que Mateo escribió su evangelio unos 35 años después del milagroso nacimiento virginal de Cristo. Por lo tanto, Mateo sabría si María tuvo hijos después de Jesús.

¿Algo de esto importa?

Nuestra preocupación no debería ser nada más sino la «Virgen María» continuado siendo virgen o no luego del nacimiento del Mesías. Eso no se relaciona con la biblia y menos con nuestra salvación, y por lo tanto, es un asunto periférico.

Ciertamente, la doctrina cristiana sostiene que María permaneció virgen hasta por lo menos después del nacimiento de Cristo.

A partir de este hecho, se podría argumentar de cualquier manera. No obstante, si la virginidad perenne de María se utiliza como un hecho para llevar a cabo una doctrina que la eleva a un nivel de adoración, especialmente como co-mediadora con Cristo, entonces debemos cuestionar la motivación de esa interpretación.

La Biblia educa a que tenemos que confiar en Cristo para la salvación. Agregar o quitar a lo que Jesucristo realizo en la cruz no es bíblico, y por esto mismo, es muy equivocado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *