Oración a la Divina Providencia

En la Iglesia muchos católicos se han dedicado a rezar a la Divina Providencia, porque es muy milagrosa, y al pedirle por las necesidades y los problemas que se le presenten serán resueltos al rezar este tipo de oración.

Desde los tiempos antiguos se le dio importancia y lo establecía Platón como el que cuida todo lo que sea necesario para la salvación.

Así mismo, se consideraba que lo que expresaba Platón no se dirigía a la Providencia, sino que esa definición estaba dirigida al Destino, por ser una instancia impersonal suprema.

Ahora bien, en el caso de San Agustín señaló que existe y así lo establece en el libro la Ciudad de Dios. Se puede indicar que el término como tal es de origen teológico, que comprende las acciones de Dios para la protección divina de los hombres, así como para socorrerlos ante sus vicisitudes.

Puede entenderse además que la Divina Providencia se relaciona directamente con la supervisión, la soberanía y las acciones de Dios.

¿Quién es?

Para muchos que son recomendados a rezar la Oración a la Divina Providencia, se preguntan ¿Quién es? Por lo que se entiende como el medio a través del cual Dios puede gobernar las cosas en el universo, ya que se debe tener presente que Dios tiene el control de todo lo que pasa y de todas las cosas.

¿Qué comprende ese control? Para entender a que se refiere el control, se puede revisar lo que señala la biblia, y entre algunas consideraciones se encuentran:

  • El universo totalmente, de acuerdo al Salmo 103:19.
  • El mundo físico, lo establece Mateo 5:45.
  • Los éxitos y fracasos de los seres humanos, se denota en Lucas 1:52.
  • Los asuntos de las naciones, de acuerdo al Salmo 66:7.
  • El nacimiento del ser humano y su destino, se señala en Gálatas 1:15.
  • La protección de su pueblo, se escribe en el Salmo 4:8.

Por lo tanto, lo que se quiere expresar de diferentes maneras a través de los pasajes de la biblia, es que la Providencia Divina lleva a cabo o cumple la voluntad de Dios, para que lo que se propone se logre o se cumpla.

No obstante, recuerda que Dios es el que gobierna el universo, es decir, tanto las cosas del hombre, como las leyes naturales, los principios de la humanidad y todo lo que ocurra o pueda ocurrir.

Historia

Al revisar la historia de la Oración a la Divina Providencia, se encuentra que se reza porque existe desde el Génesis 50:20, debido a que todo es la voluntad de Dios, que está presente en todas las actuaciones y todo lo que le ocurre a los seres humanos, y lo que sucede alrededor de ellos.

Como Dios lleva el control de las decisiones y acciones de los seres humanos, se pueden revisar que así se establece, en Génesis 45:5, y en Deuterónimo 8:18, pero eso no impide que las personas actúen de manera independiente y libre.

Esto lleva a considerar que a pesar del control de Dios en el Universo, no es responsable de las acciones, ni está inmerso en los pecados que cometen los seres humanos.

Cabe mencionar que, al rezar la Oración a la Divina Providencia el objetivo es pedirle a Dios sobre todas las necesidades que puedan presentarse a la personas, ya que con su control y a través de sus leyes, bien sean las leyes naturales, las leyes físicas o las decisiones de los seres humanos, se pueden considerar como los medios para lograrlo.

No obstante, como ya se hizo mención de que Dios no es el responsable de las acciones principales de los seres humanos; si podría considerarse que tiene una gran responsabilidad en las acciones de tipo secundario, incidiendo en ellas de manera indirecta.

Por lo tanto, si Dios lo controla todo entonces para los fieles creyentes, Dios los ayudará en todo, pues de allí proviene la importancia de rezar la Oración a la Divina Providencia.

En consecuencia es el origen de lo que se conoce como el Milagro, que se refiere a aquellas situaciones en las cuales Dios hace que su voluntad se cumpla, se haga realidad. Por ende si se reza son muchos los milagros que se pueden alcanzar.

Oración a la Divina Providencia

De acuerdo a los expertos en los temas de la Iglesia, así como la historia de las oraciones, se puede llegar a recomendar la Oración a la Divina Providencia más conocida en el mundo a través de los años, la cual es la siguiente:

Dios y Señor Nuestro, Padre, Hijo y Espíritu Santo, cuya Providencia no se equivoca en todo lo que dispone, y nada acontece que no lo ordene, rendidamente te pedimos y suplicamos que apartes de nosotros todo lo que nos pueda separar de Ti, y nos concedas todo lo que nos conviene.

Haz que en toda nuestra vida busquemos primeramente Tu Reino y que seamos justos en todo; que no nos falte el trabajo, ni el pan de cada día. Líbranos de las enfermedades y de la miseria; que ningún mal nos domine.

Sálvanos del pecado, el mayor de todos los males, y que siempre estemos preparados santamente a la muerte. Por Tu Misericordia, Señor y Dios Nuestro, haz que vivamos siempre en Tu Gracia.

Así seremos dignos de adorar Tu amable Providencia en la eterna bienaventuranza. Amén.

También, debemos resaltar que existe una Virgen muy milagrosa para los fieles, y se trata de la Virgen de Guadalupe, patrona de México pero que cuenta con una gran cantidad de personas devotas en todas partes del mundo.

La Oración a la Virgen de Guadalupe se reza siempre que las personas requieren ayuda y protección, y es tan milagrosa que el Papa Francisco pidió en una misa en la Basílica de San Pedro, hacer la Oración.

Por otro lado, hay devotos de la religión católica que rezan la Oración al Justo Juez cuando se tienen problemas con otras personas, que a veces se convierten en enemigos, pero en casos de peligro y requieran protección, se puede rezar la referida oración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *